Ikasi mugitzen, mugitu ikasteko

Ikasi mugitzen, mugitu ikasteko. Ondoko dokumentuan zehaztapenak gazteleraz:

Se trata de un programa de actividades ideado para facilitar el aprendizaje, la diversión y el desarrollo infantil. Estas actividades están diseñadas para que los niños se diviertan mientras aprenden y mejoran sus habilidades sensoriomotoras.

Está dirigido a las ikastolas y centros escolares que quieran poner en marcha un programa extraescolar para niños y niñas de educación infantil, y fomentar su participación en actividades lúdicas extraescolares qeu ayuden a su desarrollo y aprendizaje.

Breve descripción del programa:

Se trata de un programa de actividades ideado para facilitar el aprendizaje, la diversión y el desarrollo infantil. Estas actividades están diseñadas para que los niños se diviertan mientras aprenden y mejoren sus habilidades sensoriomotoras.

img_9

A quién va dirigido:

Dirigido a niños de educación infantil que quieran participar en actividades lúdicas extraescolares que ayuden a su desarrollo y aprendizaje.

Objetivos del programa:

Facilitar la mejora del desarrollo de habilidades sensoriales, motoras, sociales-emocionales, cognitivas y de lenguaje.

En cada sesión de grupo los niños trabajarán diversas habilidades, entre ellas habilidades sensoriales, motoras finas y gruesas, habilidades sociales,emocionales, cognitivas y lingüísticas, así como las habilidades motoras orales.

Justificación del programa:

Este programa está ideado teniendo como base fundamental el Modelo de Integración Sensorial de Jean Ayres. A modo de resumen, podríamos describir la integración sensorial como la capacidad que tiene el sistema nervioso central de interpretar y organizar la información que captan los diferentes órganos sensoriales que tiene nuestro cuerpo.

Estas informaciones son analizadas y utilizadas para permitirnos entrar en contacto con nuestro ambiente y responder adecuadamente a los estímulos que nos llegan, promoviendo y participando en el desarrollo infantil.

Los sistemas sensoriales empiezan a formarse antes del nacimiento y siguen desarrollándose rápidamente durante los primeros años de vida. Estos sistemas son el vestibular, propiocepción, táctil, visual, auditivo, olfativo y gustativo.

Los sistemas vestibular y propioceptivo se combinan para contribuir en el desarrollo de la postura, el equilibro, el tono muscular y la seguridad gravitacional a medida que el niño crece y va adquiriendo habilidades como gatear, mantenerse en pie o andar. Los sistemas táctil y visual se combinan para ayudar al niño a mejorar su desarrollo emocional y nutricional para comer y chupar, o conseguir placer táctil y estrechar los lazos emocionales con sus padres.

Todas estas habilidades se asimilan a medida que el niño crece, y permiten un desarrollo de la percepción corporal, coordinación bilateral, planificación de movimientos, atención y estabilidad emocional. Finalmente, aparecen habilidades más complejas a partir de la combinación de habilidades previas.

img_3

En resumen, la combinación e integración de estos sistemas hace que los humanos podamos funcionar y llevar a cabo nuestras tareas diarias, ya que contribuyen al desarrollo de nuestras habilidades.

Por tanto, mediante actividades que facilitan una adecuada integración sensorial vamos a incidir progresivamente en distintas habilidades, potenciando el desarrollo del niño.

Descripción del programa:

La estructura del programa sigue el Modelo de Integración Sensorial de Ayres (1979). Cada sesión en grupo se compone de siete actividades, todas ellas lúdicas, pues tomamos el juego como base principal.

Las actividades están ordenadas de modo que las primeras se ocupan de los sistemas sensoriales de procesamiento vestibular, táctil y propioceptivo. Éstas van seguidas de actividades más complejas, tales como el equilibrio o la coordinación visuomanual. Finalmente, las habilidades funcionales completan la secuencia con una actividad en que los niños realizan una tarea que requiere habilidad motora y que da un producto final como resultado (por ejemplo, unas manualidades). Además, mientras duran las actividades, se les facilitan las habilidades lingüísticas, cognitivas y sociales.

Planear las actividades en torno a unidades temáticas da a los niños la ocasión de aprender en un contexto de actividades coherente. Además, cuando los niños aprenden mediante múltiples modalidades sensoriales, recuerdan más

fácilmente lo aprendido y les es más fácil generalizar y aplicarlo a otras situaciones.

Durante la sesión se van alcanzando diferentes habilidades funcionales:

  • Las experiencias táctiles, vestibulares y propioceptivas ejercen una gran influencia en el desarrollo del control de los movimientos del cuerpo (movimiento de ojos, postura, equilibrio, tono muscular, seguridad gravitacional, succión, alimentación, relación madre-hijo, confort táctil).
  • El niño desarrolla habilidades más refinadas. Gracias al desarrollo de su esquema corporal, planifica mejor sus movimientos (esquema corporal, coordinación de los dos lados del cuerpo, planificación motora, nivel de actividad, capacidad de atención, estabilidad emocional).
  • La actividad con propósito toma cada vez más protagonismo en la vida del niño (habla, lenguaje, coordinación ojo-mano, percepción visual, actividad significativa).
  • El resultado de un buen desarrollo de la integración sensorial en los niveles anteriores se muestra en mayor concentración, organización, autoestima, autocontrol, autoconfianza, aprendizaje, capacidad de abstracción y razonamiento, especialización lateral.

Cada sesión está organizada en torno a una secuencia de desarrollo sensorial integrador formada por siete actividades, todas ellas relacionadas con el tema escogido.

Al principio de cada sesión hay que explicarles a los niños lo que deben hacer, realizando las actividades delante de ellos para que observen y tengan la ocasión de entender las instrucciones correctamente. La duración de las sesiones será de entre 45 y 60 minutos.

Recursos humanos necesarios:

Para poder llevar a cabo estas sesiones será necesaria la ayuda de una persona de apoyo además de la propia terapeuta ocupacional.

Esta estimación se hace para grupos que no superen en número los 7-8 miembros. Puede ser interesante que las personas de apoyo sean los propios padres de los niños que participan en el programa, rotándose los turnos cada semana. Así se les hace también partícipes en el programa, y podrán adquirir algunas herramientas y utilizarlas en el juego diario con sus hijos.

Recursos materiales:

Se trata de materiales, en su mayoría faciles de encontrar en escuelas y guarderías. Si no es posible encontrar alguno de los materiales, se puede sustituir fácilmente por otro similar. A modo de ejemplo: tijeras, cola, pintura, globos, guantes médicos, serpentinas, cintas, cajas, libros, cd-s, snacks.

En cuanto al equipamiento: camino de piedras, hula-hoops, balones medicinales, esterillas, patinetes, telas, tablas de equilibrio, puffs, balones, cuerdas de saltar, barras de equilibrio…