Dificultades de procesamiento propioceptivo en niños con autismo

Es conocido que los niños con trastorno del espectro autista (TEA) con frecuencia tienen dificultades de procesamiento sensorial, tal como pronto aparecerá reflejado en la nueva edición del manual diagnóstico DSM-5, que será publicado en el año 2013. Sin embargo, poco se sabe sobre cómo los niños con TEA procesan las sensaciones propioceptivas.

La propiocepción ha sido definida como la suma de las sensaciones que recibe el cerebro provenientes de los músculos, tendones, ligamentos y cápsulas articulares, y la piel.

Tiene una función importante en el control postural, la determinación de la fuerza necesaria para cada tarea, la planificación motriz y sobre la regulación del comportamiento.

Algunos autores han expresado que un gran número de niños con autismo tienen dificultades para procesar ese tipo de sensaciones, y que algunas de las dificultades conductuales frecuentemente observadas en estos niños estarían relacionadas con déficits de procesamiento de las sensaciones propioceptivas. Sin embargo, hasta la fecha no existía una herramienta de evaluación que se enfocara exclusivamente en este área del procesamiento sensorial.

En el número correspondiente a Septiembre/Octubre de 2012 de la American Journal of Occupational Therapy se publica un estudio que utiliza una herramienta de reciente creación,COP (Comprehensive Observations of Proprioception). En él se describe la investigación realizada sobre las características del procesamiento propioceptivo en un grupo de 86 niños (32 diagnosticados con autismo, 26 con otros trastornos del desarrollo y 28 sin ninguno de esos problemas). El COP evalúa dos influencias diferentes del procesamiento sensorial: sobre el desempeño motriz y sobre la búsqueda de sensaciones.

Los resultados indican que los niños con autismo y los niños con otros trastornos del desarrollo se diferencian significativamente de los niños sin problemas del desarrollo en su procesamiento propioceptivo.

Los niños con autismo tienen una tendencia mayor que los niños de los otros dos grupos a andar en puntillas, a empujar objetos o personas, y a estrellarse, caerse y correr. Ambos grupos con dificultades son similares entre sí, pero diferentes del grupo de niños sin trastornos, en tener un tono muscular bajo, pobre alineación articular, dificultades de control postural y para graduar la fuerza requerida de acuerdo a la actividad.

Los resultados de este estudio indican que algunas de las dificultades frecuentemente observadas en niños con autismo, tales como aquellas relacionadas con el control postural, la planificación motriz y las conductas disruptivas que afectan a la participación en actividades cotidianas, estarían relacionadas con dificultades de base para procesar las sensaciones propioceptivas.

El artículo original puede consultarse en http://ajot.aota.org/article.aspx?articleid=1851617

Referencias Bibliográficas:

Blanche, E. I., Reinoso, G., Chang, M.C., Bodison, S.(2012). Brief Report-Propioceptive processiong difficulties among children with autism spectrum disorders and developmental disabilities. American Journal of Occupational Therapy, 66, 621-624.

Blanche, E. I., Bodison, S., Chang, M. C., & Reinoso, G. (2012). Development of the Comprehensive Observations of Proprioception (COP): Validity, reliability, and factor analysis. American Journal of Occupational Therapy, 66, 691–698.